¿Qué hacer después de depilarse con cera?

Es habitual que después de habernos depilado con cera, descubramos que nuestra piel puede estar irritada, más sensible, con un tacto seco o ligeramente enrojecida. Si es tu caso, es importante que sepas que puedes tratar la zona recién depilada para proporcionarle alivio y recuperación, así como para evitar posibles infecciones. Para ello, debes conocer y seguir una serie de cuidados básicos. El problema es que todavía son muchas las personas que se preguntan qué hacer después de depilarse con cera o cómo actuar ante una piel irritada por depilación. Vamos a descubrirlo en el siguiente artículo.

¿Qué hacer después de depilarse con cera?

Tal y como hemos avanzado, una vez finalizada la depilación, independientemente de la zona de nuestro cuerpo de la que se trate, es posible que suframos irritaciones y pequeñas inflamaciones. Un ejemplo es la foliculitis, que se produce como consecuencia de la inflamación de uno o de más folículos pilosos (1). Pero, ¿cómo aliviar la piel irritada después de la depilación para impedir que estas molestias surjan? A continuación, repasamos qué medidas adoptar para cuidar la piel tras la retirada del vello y cómo podemos evitar este tipo de incomodidades. Son las siguientes (2):

Cuidado inmediato al depilarse

  • Nada más termines la depilación, puedes poner una compresa fría sobre la zona durante unos 20 minutos o aplicar directamente agua fría de la ducha. De esta forma, puedes reducir con rapidez la irritación y la sensibilidad, que se debe a que el frío puede propiciar la vasoconstricción de las venas y el cierre de los poros. Por el efecto contrario que produce el calor, es decir, apertura y dilatación, intenta evitar los baños o las duchas con agua caliente.
  • Escoge ropa holgada, ya que si justo en este momento te pones prendas muy pegadas a la piel depilada, puede producirse una fricción en la zona que puede desencadenar una irritación.
  • Evita tratar la superficie con lociones o cremas que contengan ingredientes como perfumes, alcoholes o, en general, cualquier componente potencialmente agresivo para la piel, ya que podrían irritarla.
  • Si te acabas de depilar, durante las 24 horas posteriores olvídate de practicar actividades físicas intensas. La transpiración, es decir, el sudor excesivo, supone un factor de riesgo de irritación para una piel recién depilada.

24 o 48 horas después de depilarse

  • Durante este período de tiempo sigue siendo recomendable seleccionar prendas de ropa más bien holgadas, de forma que se reduzca la posibilidad de fricción de la tela con la piel.
  • Tampoco te apliques todavía aceites corporales o perfumes. En cambio, si lo necesitas, sí puedes recurrir a geles como el de aloe vera. Sus propiedades ayudan a aliviar y a recuperar la piel.

Medidas antes y durante la depilación

  • Además de los cuidados posteriores, durante el proceso de depilación también es posible adoptar algunas medidas que pueden ayudarte durante las primeras horas tras la depilación. Por ejemplo, puedes mantener la piel bien estirada, asegúrate de que la cera no quema o escoge opciones en frío y no pases muchas veces por la misma zona.
  • Por su parte, una de las medidas previas más importantes es la limpieza y el exfoliado regular de la zona. Eliminar la piel muerta y los restos que se acumulan sobre ella favorece la retirada del vello más incrustado, a la vez que previenen la formación de los denominados pelos encarnados.

¿Cómo prevenir la irritación de la piel después de depilarme?

En primer lugar, como hemos avanzado, puedes establecer una rutina de limpieza y de exfoliación de nuestra piel es de gran ayuda para evitar las molestias posteriores. El cuidado básico pasa por una buena higiene diaria, hidratación y exfoliación regular, según las necesidades individuales. Así, puedes ducharte todos los días con un jabón neutro que respete las características de tu piel. Sécate por completo y aplícate una buena crema hidratante. En el caso de utilizar un exfoliante puedes aplicarlo aproximadamente cada dos días, atendiendo a las necesidades de tu piel. Estos cuidados evitan la acumulación de células muertas y otros restos en la piel, con lo que la extracción del vello, cuando te vayas a depilar, será más sencilla y menos agresiva.

Por otro lado, se sabe que el ciclo hormonal influye en la sensibilidad mayor o menor de la piel. Por eso también es importante que controles si estás en los días próximos al comienzo de la menstruación. Es muy probable que tu piel esté más sensible de lo normal durante este período. Por lo tanto, es mejor que pospongas la depilación o la programes para hacerla con anterioridad.

Fuentes:

(1)  Foliculitis, MedlinePlus, disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000823.htm

(2)  How to Treat and Prevent Bumps After Waxing, Healthline, disponible en: https://www.healthline.com/health/beauty-skin-care/bumps-after-waxing