Depilación en la ducha: métodos y consejos

Al tomar un baño tanto hombres como mujeres pueden aprovechar para relajarse y disfrutar de algunos cuidados personales como, por ejemplo, depilarse en la ducha cómodamente. Aunque son muchas las personas que en esta situación se decantan por la cuchilla, sobre todo por ser un método depilatorio muy rápido, existen otras opciones muy efectivas para la depilación en la ducha, que, además de ofrecer excelentes resultados en tan solo unos minutos, son más delicadas con nuestra la piel.

Uno de estos productos es la crema depilatoria, de la que hablaremos con detalle en este artículo.

Crema depilatoria de ducha ¡rápida y efectiva!

La crema depilatoria es un producto que elimina fácil y eficazmente el vello, aportando distintas ventajas frente a otros métodos que se pueden usar en la ducha:

  • Actúa deshaciendo el vello que se encuentra sobre la superficie de la piel y justo debajo, un efecto que se produce cuando la crema rompe la queratina del vello, una proteína que se encarga de protegerlo.
  • La crema y el vello se pueden retirar con facilidad. Solo hay que arrastrarlo con algún utensilio adecuado para ello, como una espátula o una esponja, o simplemente limpiarlo con agua.
  • Una interesante ventaja es que funciona con el vello de cualquier longitud, así no hay que esperar a que crezca.
  • Por supuesto, no causa ningún dolor, ya que no llega a los folículos, es decir, la piel no absorbe la crema en profundidad, solo en la capa más superficial, por lo que no extrae el vello de raíz.
  • Además, este producto actúa debilitando el vello. Esto implica que, cuando el vello vuelve a crecer, lo hace siendo más fino, suave y, por lo tanto, se percibe menos a la vista. ¡Y no pincha!
  • También cuenta con la ventaja de que se puede usar en la ducha, pues su fórmula es más resistente al agua.
  • Sirve para distintas zonas del cuerpo.
  • Como actúa en tan solo unos minutos, si te la aplicas mientras te duchas, ahorras tiempo y obtienes una piel suave y sin vello en poco tiempo y sin los contratiempos de la cuchilla.

Así, la crema depilatoria es una alternativa económica y simple que no te producirá cortes o molestias durante la depilación en la ducha o fuera de ella. Pero, si tu meta es aplicarla mientras tomas un baño, deberás optar por un producto especial que sea resistente al agua, por eso en Veet te ofrecemos cremas depilatorias de ducha específicas para mujeres y para hombres:

Crema depilatoria de ducha para piel sensible

Con la tecnología Silk & Fresh, esta crema te ofrece resultados eficaces, duraderos y una piel suave sin ningún dolor. Mantiene tu piel hidratada hasta 24 horas y está indicada para pieles sensibles y para su uso en piernas, brazos, axilas e ingles. Su aplicación es muy sencilla gracias al dosificador con el que cuenta su envase y tan solo tardarás entre 5 y 10 minutos en obtener una piel suave y libre de vello.

Crema depilatoria de ducha Veet Men ¡adiós al vello masculino!

Veet, en su gama masculina de cremas depilatorias, dispone de dos productos para la depilación corporal bajo el agua. Uno está indicado para las pieles normales y, el otro, para las más sensibles. Ambas opciones ofrecen resultados muy rápidos e indoloros, incluso a la hora de eliminar el vello de menor longitud.

Asimismo, ambos productos pueden usarse en piernas, brazos y axilas, por lo que se trata de una alternativa completa para eliminar el vello en hombres.

Cómo usar la crema depilatoria de ducha

Depilarse en la ducha con este producto es muy fácil. La crema depilatoria de ducha Veet proporciona una piel suave tras su aplicación, solo debes esperar entre tres y seis minutos y seguir estas indicaciones:

 

  1. Escoge la variedad de crema depilatoria más adecuada para tu piel y aplícala con la cara de color de la esponja sobre la zona que quieras depilar cuando todavía está seca. Es importante que lo hagas sin frotar y que te asegures de que cubres bien todo el vello que quieres eliminar. Al terminar, lávate bien las manos.
  2. Espera sin tocar la crema al menos un minuto antes de entrar en la ducha.
  3. Transcurrido el tiempo indicado, dúchate con total normalidad, pero vigila que, al menos durante los dos primeros minutos, el chorro de agua no apunte directamente hacia la crema para permitir que actúe todo el tiempo que necesita. Verás que parte de la crema va desapareciendo de forma gradual, es algo completamente normal.
  4. Deja actuar la crema durante 3 minutos desde su aplicación, transcurrido ese tiempo, retírala con la cara blanca de la esponja. Si te parece necesario porque todavía hay vello adherido, puedes dejar que actúe hasta 3 minutos más, pero ten en cuenta que la crema no debe estar en contacto con la piel por más de 6 minutos en total.
  5. Por último, aclara la zona con agua para eliminar cualquier resto. Ya puedes salir de la ducha con tu piel sin vello, bien perfumada y suave.