La Depilación: Una Guía para principiantes

La eliminación del vello puede ser dolorosa- literalmente. Hay tantas maneras de afrontarla como pelos que quitar, pero la mayoría de los métodos se pueden dividir en tres categorías: afeitado, crema depilatoria y cera. El mejor método depilatorio siempre es el que más se adecua a ti. Cada persona es diferente, por lo que se requieren soluciones diferentes. Aquí echamos un vistazo a cada uno de estos métodos para ayudarte a descubrir cuál es el mejor para ti.

Afeitado

Es la forma de depilación más popular. El afeitado es una forma de depilación (eliminación del vello por encima de la piel) que implica arrastrar una hoja afilada sobre la zona para cortar los vellos tan cerca de la raíz como sea posible. Arrastrar cualquier objeto afilado sobre la piel puede causar, lógicamente, pequeños cortes y abrasiones – incluso aunque no puedas verlas- que frecuentemente pueden causar que las zonas afeitadas se irriten o que incluso se desarrolle una molesta erupción.


Crema depilatoria

Las cremas depilatorias pueden parecer un invento relativamente nuevo, pero las mujeres han utilizado varias versiones de las mismas para quitar el vello del cuerpo durante más de 5.000 años. La tecnología depilatoria ha cambiado mucho desde sus orígenes. Las cremas depilatorias de Veet disuelven el vello justo por debajo de la piel de forma que simplemente se rompe. Este método puede mantener tu piel libre de vello hasta cuatro días, más tiempo que el afeitado, y sientes que el pelo vuelve a crecer más suave con el tiempo, así que te sentirás más suave durante más tiempo.

Cera

La depilación con cera es otro método que puede ser más antiguo de lo que cabría esperar, ya que fue practicado por los primeros egipcios, que usaban una mezcla de azúcar y resina de limón para formar una sustancia pegajosa pero rígida y maleable que utilizaban para eliminar el vello. La cera es una forma de depilación que elimina el vello de raíz. Esta forma más profunda de depilación implica que el vello tarda mucho más tiempo en volver a crecer, hasta cuatro semanas.

Algunos de estos métodos pueden parecer más convenientes en principio, pero en la práctica pueden requerir que tengas que depilarte mucho más a menudo o tener que aguantar irritaciones como consecuencia del método. Como pasa con todo, es importante que hagas tu propia investigación y apliques un poco de ensayo y error para averiguar cuál es el método más adecuado para ti. Sea cual sea el método por el que optes, no hay motivo por el que no puedas tener una piel suave, sedosa y bonita.