¿Qué debes hacer o evitar después de la depilación?

La depilación con cera es una de las técnicas más populares para eliminar el pelo. Pero mientras el tratamiento nos proporciona el resultado que queremos –piel sin pelo y suave- es importante que también cuidemos nuestro cuerpo para evitar cualquier malestar, infección o rojez.

Hay una lista amplia de acciones que deberías evitar después de la depilación teniendo en cuenta que tu piel es más sensible tras el tratamiento. Y lo primero que te recomendamos es huir del calor lo mejor que puedas durante las siguientes 24 horas. Esto incluye prescindir de los baños calientes, las habitaciones sin ventilación, las saunas, los jacuzzis y las piscinas con cloro, ya que pueden irritar la piel así como abrir los poros y provocar una infección.

Para ayudar a cerrar los poros intenta usar aceite de árbol de té, un antiséptico natural antibacteriano que te ayudará a calmar y cuidar la piel más sensible. Del mismo modo, no te olvides de que limpiar la piel después de la depilación es muy importante debido a que los folículos pilosos están abiertos, lo que te hace más vulnerable a la infección.

Asimismo, puedes ducharte con agua templada (no muy caliente) y usar cremas antisépticas, especialmente si tiendes a sufrir infecciones después de la depilación. Si recurres a una crema de aceite de árbol de té o de lavanda, seguro que lograrás suavizar la piel. Y acuérdate también de lavar tus manos completamente antes de aplicar la crema.

En caso de que estés experimentando irritación lo mejor es evitar la fricción sobre la zona depilada. Para ello, procura ponerte ropa ancha y ropa interior de algodón, más si cabe después de una depilación de las ingles o de las piernas. Y es que aparte de hacer que la piel respire, la ropa ancha te ayuda a limitar la cantidad de sudor que generas después de la depilación, y con ello a luchar contra los gérmenes, rojeces, etc.

Una cosa más a tener en cuenta después del tratamiento es prescindir del desodorante o cualquier producto perfumado durante al menos 24 horas. Unos días después de la depilación, procura exfoliar tu piel varias veces por semana para eliminar la piel muerta. Además, incorpora una buena crema hidratante a tu rutina de cuidado de la piel.

El pelo suele empezar a crecer una semana después de la primera sesión. Para ello, es bueno no afeitarse entre el proceso de depilación porque esto interrumpe el crecimiento normal del pelo. Y por último, deja que tu pelo crezca un poco para que tus piernas estén en perfectas condiciones para la próxima depilación.