Depilación láser

Como seguramente ya sepas, el coste del afeitado, de la depilación con cera y de las cremas depilatorias puede aumentar con los años. Además, algunas veces resulta difícil hacerles hueco a todos estos métodos de depilación si sufres los inconvenientes de un horario laboral muy apretado. De este modo, si sientes que no hay suficientes días de la semana para disfrutar de una buena depilación, quizás es momento de que inviertas en una solución más duradera. No te pierdas el siguiente análisis sobre los beneficios de la depilación láser:

¿Cómo funciona?

La depilación láser es un tratamiento no invasivo que usa un rayo de luz con una concentración muy alta para penetrar en el folículo capilar y disolverlo directamente desde la raíz. El láser se envía a la superficie de la piel donde se localiza el pelo a través de un aparato manual y la sensación es parecida al crujido de una goma o banda elástica. En este caso, la esteticista protegerá tu piel con un gel o instrumento frío para así evitar el recalentamiento de la piel.

Una vez acabada la sesión puede que te den una crema de esteroide o unas bolsas de hielo para reducir la rojez y la hinchazón de la piel. Suelen ser necesarios entre 4 y 6 tratamientos repartidos en seis semanas para lograr beneficios. Por otra parte, son necesarios algunos retoques después de unos meses para mantener a raya el crecimiento del vello y es importante limitar la depilación con pinzas, la depilación con cera y el afeitado durante al menos seis semanas antes del tratamiento para así darle tiempo al pelo a crecer.

Beneficios de la depilación láser

El crecimiento del pelo después de la depilación láser suele ser menos probable que con otros métodos, ya que el cabello suele tener un color más suave y claro cuando vuelve a salir. Este tratamiento suele ser tan rápido que cada frecuencia de luz necesita un pequeño segundo para disolver el pelo. Si tenemos en cuenta la precisión de la depilación láser, capaz de combatir los pelos de uno a uno, puede decirse que es efectiva para tratar las zonas más pequeñas como las axilas.

Además, conviene aclarar que no hay tratamiento post depilación, lo que significa que puedes volver al trabajo después de cada sesión. Por otra parte, tu técnico puede también elaborar un tratamiento de depilación láser teniendo en cuenta el tono de tu piel, el color de tu pelo así como la zona de tu cuerpo con pelo no deseado.

La luz del láser usa una longitud de onda precisa necesaria para tratar cada pelo, lo que significa que los láseres normalmente eliminan el pelo la primera vez. Los técnicos pueden tratar varios pelos simultáneamente, lo que hace de este método de depilación uno de los más rápidos en la actualidad. La depilación láser es un método adecuado para aquellas personas con el pelo más negro y ancho y con un tono de piel más claro. Y es que el láser se siente atraído por el pigmento oscuro y no daña el tejido que hay alrededor.