Cómo depilarse con el menor dolor posible

La depilación con cera puede ser dolorosa y es algo que a la gente le asusta. Debido a ese miedo muchos utilizan la maquinilla de afeitar y pierden todos los beneficios de la depilación. Pero esto no tiene por qué ser el caso, ya que la llegada del nuevo milenio nos ha traído formas de depilación donde el vello se elimina sin apenas dolor, ¡y estamos encantados de poderlas compartir contigo aquí!

El momento correcto

Las dos cosas a tener en cuenta para asegurarte de que eliges el momento adecuado para tu cera son las siguientes: que tus vellos tengan la longitud adecuada, y también dónde estás en tu ciclo menstrual. Si tus vellos son demasiado cortos entonces la cera no tiene suficiente donde agarrarse, tirando de tu piel, pero no del vello. Además, si tu umbral del dolor está en su punto más alto justo después de tu período (y más bajo justo antes) ¡asegúrate de actuar en consecuencia!

Prepárate

La cera no sólo elimina el vello, también quita las capas muertas de la piel, así que es una buena idea exfoliar la piel. Eso sí, no hagas ambas cosas demasiado juntas en el tiempo. El mejor momento es 24 horas antes de la depilación. Justo antes de hacerte la cera, debes tomar un buen baño caliente para abrir los poros y folículos. Asegúrate de que tu piel esté completamente seca antes de usar la cera, ya que el agua puede afectar al proceso de depilación.

Perfecciona la técnica

Cuando nos hacemos la depilación, es importante recordar respirar. Nuestra reacción natural al dolor es inhalar fuertemente, ¡así que es bueno seguir el ejemplo de nuestro propio cuerpo! Tira de la piel firme para darle al vello una salida suave, y respira profundamente mientras te aplicas la cera. Las bandas de cera Veet tienen las pestañas Easy Strip que te permiten una depilación fácil y rápida, así que agarra la pestaña y tira en la dirección contraria al vello mientras exhalas.

Cuídate

Después de depilarte con cera, tu piel estará más sensible, por lo que no debes hacer nada para irritarla aún más, como por ejemplo exfoliarla. La depilación con cera en sí actúa como un gran exfoliante, ¡por lo que no debería ser necesario! Además de esto, se debe evitar el calor y los desodorantes fuertes.

Alternativamente, puedes intentar otra forma de depilación, menos agresiva, como las cremas depilatorias. Estas funcionan disolviendo los vellos en la raíz, lo que permite eliminarlos con la crema. Los efectos no son tan prolongados como la depilación con cera, pero para las que tienen umbrales muy bajos de dolor esta puede ser una gran alternativa.

¡Sigue estos pasos para lograr el cuerpo que te mereces, pero con las mínimas molestias!