Rutinas de belleza y depilación: ¿de día o de noche?

Cada persona es un mundo cuando hablamos de rutinas y técnicas de belleza diarias. Y mientras algunas prefieren quedarse hasta tarde para disfrutar de una sesión extra, otros optan en su lugar por limpiarse la cara y quitarse rápido el maquillaje para meterse pronto en la cama. Ya seas amante de los cuidados nocturnos o matinales, lee atentamente los siguientes consejos de depilación y adáptalos a tu rutina de belleza para obtener unos resultados suaves.

Cuidados por la mañana

No hay duda de que todos hemos vivido alguna vez la típica situación de apagar el despertador durante diez minutos para dormir un poco más. Sin embargo, cuando esto pasa (sobre todo en invierno), lo difícil es ingeniárselas para que el tiempo “perdido” no acabe complicando las tareas de belleza antes de ir al trabajo. Para estos casos en Veet te recomendamos usar cremas depilatorias de ducha en lugar del afeitado, ya que las primeras no suponen riesgos de posibles cortes provocados por las prisas.

El pájaro madrugador

Para todos aquellos a los que os gusta disfrutar de un buen desayuno mañanero en casa o elegir cuidadosamente la ropa del día, nuestro consejo es que utilicéis Veet Spawax, una solución con cera que proporciona grandes resultados sin necesidad de que salgas de casa.

Este sistema calienta la cera en aproximadamente 30 minutos, y una vez que está caliente lo único por lo que tienes que preocuparte es por aplicarla sobre tu piel en la dirección del crecimiento del pelo. Y otro aspecto positivo es que pasados unos 30 segundos o un minuto te puedes quitar la cera sin la necesidad de bandas. ¡Pruébala y presume de piernas con tu falda favorita!

¡Pronto a la cama!

Las noches tardías para la depilación no son del gusto de todo el mundo. Sin embargo, afortunadamente las bandas de cera fría pueden proporcionar resultados suaves hasta 28 días si se calientan un poco. Simplemente caliéntalas entre tus manos, pégalas en la dirección de crecimiento del pelo y por último quítatelas arrancando los pelos desde la raíz.

Y al final de la sesión recurre a las toallitas para un acabado perfecto de Veet. Lo mejor detodo es que las posibles rojeces que se formen empezarán a desaparecer durante la madrugada. ¡Haz que tu cuerpo haga su trabajo mientras duermes!

Nuestros hábitos de sueño son importantes, así que recuerda que no tienes por qué cambiarlos para alcanzar resultados suaves después de la depilación.