Pelos enterrados - ¿cómo puedes evitarlos?

Los pelos enterrados son desafortunadamente un riesgo aceptado cuando usamos métodos de depilación no permanentes. Estos surgen cuando el folículo piloso se bloquea como consecuencia de las células muertas de la piel, un efecto que provoca un crecimiento de los pelos hacia los lados. Algunas veces, estos pelos pueden incluso salirse de la piel antes de rizarse y entrar de nuevo.

Notarás rápidamente que tienes uno de estos pelos enterrados cuando se manifiesten externamente en forma de grano pequeño, algo que a la vez te producirá bastante picor. Además, puede que incluso llegues a ver cómo el pelo crece debajo de la piel. Aunque con un poco de suerte a lo mejor no sufrirás ninguno de estos síntomas, es conveniente seguir los siguientes pasos para evitarlos y reducir la posibilidad de que aparezcan los temidos pelos enterrados.

Exfoliar

La exfoliación debe ser tu primera y más efectiva defensa contra los pelos enterrados. Porque gracias a esto, tu piel se desprende de la piel muerta y de los aceites que obstruyen los folículos y que provocan que los pelos crezcan de nuevo sobre sí mismos. El mejor momento para hacer esto es en el baño o en la ducha. Antes de entrar, cepilla tu piel con una esponja exfoliante para combatir la piel seca.

Luego moja todo tu cuerpo desde la cabeza a los pies, y vuelve a usar la esponja haciendo pequeños círculos sobre la piel seca. Empieza por los pies y ve subiendo pero siendo muy cuidadoso sobre todo en zonas como la del bikini, ya que esta piel es muy sensible. Esta rutina no debería llevarte mucho tiempo y demás debería servirte para evitar los pelos enterrados.

Elige el mejor método de depilación

Algunos métodos de depilación generan más pelos enterrados que otros, por lo que es importante estar seguro de que escoges la mejor opción para ti.

- El afeitado puede ser rápido, pero existe el riesgo de que los pelos crezcan hacia dentro.

- Las cremas depilatorias pueden suponer un riesgo similar al del afeitado porque es otra forma de depilación. Sin embargo, como los pelos se disuelven en lugar de cortarse, el riesgo de que aparezcan pelos enterrados es mucho menor que con el afeitado.  

- La cera es a menudo la mejor opción para evitar los pelos enterrados porque elimina el pelo completamente en la raíz. Así el pelo crece desde el principio, por lo que es importante exfoliar la piel para mantener limpios los folículos y asegurarse de que no desvían los pelos hacia la piel. La cera caliente es la solución ideal, ya que además de lo mencionado anteriormente, el calor hace que los poros se abran y que el pelo se elimine limpiamente.

Más allá del método que escojas es importante que lo domines, porque las técnicas inapropiadas son las que a menudo provocan los pelos enterrados.  Asimismo, acuérdate de leer siempre las instrucciones.